Leyendo el post ¿Hacemos buen uso de las redes sociales para la difusión de la terapia ocupacional?, uno puede abrir la puerta al cuestionamiento y a la reflexión de cuanta repercusión tienen las redes sociales, pero a la vez el post nos anima a ser más conscientes de nuestro papel en esta difusión.

Difundir es publicar, comunicar, anunciar, extender la terapia ocupacional… ¿Cómo nos ocupamos de esto?. Podríamos afirmar que quien difunde algo es porque le interesa el tema y podríamos afirmar en un alto porcentaje que detrás de un terapeuta ocupacional que comenta, defiende o hace una crítica hay un objetivo de argumentar, defender o dar a conocer algún ámbito de nuestra disciplina. Entonces, ¿por qué en muchas ocasiones los resultados que obtenemos son los opuestos? ¿Somos realmente conscientes de nuestro papel?

Sirva este post para ahondar un poco más en esta cuestión y llevarnos a comprender como es nuestra “actividad” de difundir  nuestra profesión.

Difundir va de la mano de lo que valoro, reconozco y creo. Para hacer una difusión que nos sirva primero tendremos que saber qué aspectos valoramos, reconocemos y creemos de la terapia ocupacional cada uno de nosotros y partir de ahí ver en que están basados estos aspectos.

Hagamos un pequeño análisis de la actividad de difundir… primero podríamos ver donde la realizamos; las redes sociales son uno de los medios más influyentes para hablar sobre TO y también lo es cuando explicamos a alguien lo que hacemos, cuando en una reunión tenemos que argumentar un tratamiento etc. A todo esto hay que añadir congresos, jornadas, la universidad y todos los espacios institucionales que nos respaldan.

Podríamos ahora analizar cada uno de estos espacios pero propongo ir más allá y dar una pincelada a analizarnos a nosotros. Existen para ello muchos factores pero hoy vamos a vernos en 4 de ellos;

  1. ¿Cómo veo la terapia ocupacional?

Cambia de visión. Quedarse todo el tiempo en lo positivo o lo negativo de la disciplina es complicado. Todos los extremos son malos pero si poder identificar que nos sirve. Es inevitable encontrar comentarios desacertados, críticas poco constructivas o  artículos desmedidos pero todos ellos son en el fondo de gran valía. Sin ellos no sabríamos que ese camino es el que no queremos. Realmente no queremos seguir escuchando que la terapia ocupacional no es reconocida  pero ¿la reconozco yo?. Si sigo creyendo que la terapia ocupacional es la gran desconocida nunca lograré que se conozca. Así como vemos lo que hacemos, así nos relacionamos con ello.

  1. ¿Qué sentido tiene para ti ser terapeuta ocupacional?

Existen los motivos típicos (dinero, reconocimiento, seguridad etc.) y existen los motivos intrínsecos que son los que nos llevan a ver la profesión de una forma más vocacional. Es importante tener claros estos propósitos a la hora de nuestro trabajo y ver cuales serán nuestra guía. Según estos,veremos la terapia ocupacional de una u otra forma y esto influye directamente en cómo difundimos la profesión. Si nuestro propósito profesional es que reconozcan nuestro trabajo y no lo hacen seguramente esto nos genere frustración y desde aquí la visión que tenga de la terapia ocupacional sea negativa.

  1. Ten claro cuál es tu rol.

A veces nos encontramos con falta de límites claros en las funciones y tareas que entran dentro del rol del terapeuta ocupacional. Tener una visión concisa de nuestro trabajo nos ayudará a definirlo mejor y poder hablar y actuar con seguridad  en  nuestra profesión.

  1. ¿Cómo hablo de la terapia ocupacional?

Observar el lenguaje. A través de nuestras conversaciones abrimos o cerramos opciones, creamos posibilidades, encontramos soluciones o nos metemos en problemas. Cuando decimos frases como “la terapia ocupacional fuera de España es mejor”. No encontramos limitados a verlo de forma opuesta y esto puede llegar a dificultar el cambio. A través de las conversaciones vamos construyendo una imagen de la terapia ocupacional por lo que si cambio mi lenguaje puedo cambiar la visión que tengo de ella.

Es un buen momento para tomar las riendas de un cambio en la visión de la terapia ocupacional, ocuparnos de  este tema con responsabilidad. Esto implica no dejar estas riendas en manos de otros para que sean ellos los que den soluciones y sí encontrarla en cada uno de nosotros. Por esto ¿qué puedo hacer yo para cambiarlo?.