Volvemos a la carga a pesar del desequilibrio ocupacional.

Desde las entrañas de TO.net nos hemos vistos envueltos en una vorágine de actividades diarias que nos han llevado a la inactividad en la web.

El objetivo de terapiaocupacional.net sigue siendo el mismo, dar difusión a aquellas investigaciones de relevancia en terapia ocupacional, y promover aquellas noticias que sean importantes para la profesión.

Pero el desequilibrio ocupacional nos ha afectado. La realización de actividades de formación (Sí, hay que seguir formándose siempre), el exceso de trabajo, tanto clínico, como docente e investigador, ha conseguido que le prestemos poca atención a las acciones de difusión.

Sentir en las propias carnes ese desequilibrio es duro, saber que hay que organizarse el tiempo, para no descuidar a la familia, es clave, pero también te lleva a descuidarte a ti mismo.

Personalmente tengo la suerte de que mi mujer entiende que a pesar de trabajar muchísimas horas, pues no hay más remedio, mi siguiente prioridad es mi familia (y me apoya, y lo entiende aunque lo sufra), y el resto del tiempo que tengo se lo dedico a ella, pero mi hija de tres añitos es otro cantar. Ayer mismo estaba enfadadísima conmigo, y cuando la pregunté la razón me contesto “por qué no has venido a buscarme”, ella no entiende que su padre no esté todo el tiempo que a él mismo le gustaría, es normal, pero metiendo todos los elementos en la coctelera, es difícil que ella entienda que todo el tiempo que me deja el trabajo se lo dedico a ella.

Y más lejos quedan aquellas actividades que más me gustaban, siempre me consideré un ávido lector (de media leía unos 20 libros al año, por ocio entiéndase) pero últimamente no encuentro el tiempo, o antepongo otras cuestiones.

Ni que decir tiene como aprecio a aquellas personas que aún siguen llamándome amigo, pues les tengo al final de la lista de prioridades, y los que siguen me entienden como soy, y me aceptan tal cual.

No soy el único que escribe en to.net aunque sí el que más, y todos hemos pasado por exceso de desequilibrio ocupacional, pero en pequeños huecos vamos a encontrar la manera de continuar con este ilusionante proyecto, al cual le hemos dedicado ya muchas horas y mucho cariño.

Volvemos a la carga