Dentro de la vida de todas y todos los terapeutas ocupacionales existen diversas crisis. Las propias que tenemos con el empleador, ya sea por las condiciones laborales, por la dificultad de implementar lo que tenemos en la cabeza o por otros motivos. Otras crisis, mucho más importantes, son las debidas a la terapia ocupacional.

Cualquiera puede leer en la historia de la terapia ocupacional las crisis de identidad de la misma, y charlando con los compañeros uno se da cuenta que también ocurre en cada persona. Hay quién dice que depende de la identidad profesional de cada TO, que depende del grado de madurez de cada uno… Son sólo opiniones que no comparto.

Uno de los problemas que tenemos  es la dificultad para comprender nosotros mismos nuestra profesión(no puede haber una definición de la terapia ocupacional por cada terapeuta ocupacional),  otra es puramente lingüística. Si uno revisa la RAE se encuentra que no existe la definición de “terapia ocupacional”, existe el concepto de “terapéutica ocupacional” definido como:

“Tratamiento empleado en diversas enfermedades somáticas y psíquicas, que tiene como finalidad rehabilitar al paciente haciéndole realizar las acciones y movimientos de la vida diaria.”

Cualquiera puede ver el reduccionismo de la definición, pero analizando más a fondo los términos por separado y partiendo del concepto de terapia como sinónimo de tratamiento (Se que otros docentes y estudiosos de la TO se echaran las manos a la cabeza por mi reduccionismo, pero espero que entiendan que no quiero dejar que este post se alargue hasta el infinito), quedaría intentar entender mejor la definición de ocupación:

  1. f. Acción y efecto de ocupar u ocuparse.
  2. f. Trabajo o cuidado que impide emplear el tiempo en otra cosa. U. m. en pl.
  3. f. Trabajo, empleo, oficio.
  4. f. Actividad, entretenimiento.
  5. f. Der. Modo natural y originario de adquirir la propiedad de ciertas cosas que carecen de dueño.
  6. f. Ret. Anticipación o prevención de un argumento.

Desde el punto de vista militar.

  1. f. Permanencia en un territorio de ejércitos de otro Estado que, sin anexionarse aquel, interviene en su vida pública y la dirige.

Es decir, lingüísticamente es muy fácil caer en el error de que nosotros somos los que realizamos el tratamiento de:

  • El “tratamiento” de la acción y el efecto ocupar a la gente (Es quizás lo primero que ve un no TO en la TO, estos son los que mantienen ocupados a las personas con discapacidad)
  • El “tratamiento” de ocupar a la gente en un trabajo o cuidado que le impida emplear el tiempo en otra cosa (Esta definición sería alienante ¿no?, aunque seguro que más de una y de uno puede sentirse identificado con algún momento de su vida profesional).
  • El “tratamiento” del trabajo u oficio (Que sería una buena parte de nuestra profesión, recuperar o habilitar las capacidades para que una persona pueda volver o empezar a trabajar).
  • El “tratamiento” de la actividad (La definición más extendida, en casi todas las definiciones se denota cierto paralelismo entre ocupación y actividad).
  • El “tratamiento” del entretenimiento (Otra parte de nuestra actividad laboral, bien entendida claro está, ocupar en entretenimiento no es terapia ocupacional, para mí, el tratamiento del ocio o a través de ocio si es terapia ocupacional).
  • El “tratamiento” de adquirir la propiedad de ciertas cosas que carecen de dueño (muy en relación con el último concepto que es el que prefiero desarrollar)
  • El “tratamiento” de anticipación o prevención de un argumento (Este concepto lo desarrollare en otro post, pues me hizo pensar mucho)

Antes de comentar la última definición decir que lingüísticamente no podemos echar la culpa a la gente no estudiosa si entiende la terapia ocupacional como la suma de estos dos conceptos la suma de terapia con la de ocupación, pues realmente sólo están uniendo términos. Si que podemos decir a nuestras asociaciones y colegios que por favor manden una carta a la RAE, a ser posible de manera conjunta y explicando al número de TOs que representan, de que la definición de “terapéutica ocupacional” no es muy correcta y que propongan un cambio en esa definición, a ser posible incluyendo el término terapia ocupacional en su diccionario.

El “tratamiento” de la palabra ocupación con la acepción militar sería algo así como:

  • El “tratamiento” de la permanencia en un espacio de otro que, sin anexionarse, interviene en su vida y la dirige.

El desarrollo de esta definición lingüística, su idea, no es mía, es de Sergio Rivas. Un terapeuta ocupacional en vías de ser filósofo al cuál podéis seguir en la red. Me quedo un poco largo el post, así que invito a quien quiera a comentar esta última definición, o la que quiera, al propio Sergio o a cualquiera.

Desarrollaré mi visión de la misma en el siguiente post.