COVID-19 y su relación con la terapia ocupacional

Estamos ante un momento histórico en el cual todo gira ante el coronavirus. La incertidumbre es muy grande y tenemos muchos espejos en el que mirarnos para poder predecir el futuro inmediato. Ya sea china, Korea o Italia, han tomado decisiones. Nosotros las nuestras, y ya veremos a donde nos llevan, pero… cuál es la relación entre el COVID-19 y la terapia ocupacional.

A priori poco tenemos que decir en el tratamiento individual de un proceso parecido a una gripe, y sólo la intervención individual se vería justificada en aquellos casos donde el paciente está en la UCI, o en situación más grave (Existen varios estudios donde se demuestra que la terapia ocupacional ayuda a disminuir la presión hospitalaria), adjunto una guía de los compañeros británicos.

https://www.rcot.co.uk/file/3209/download?token=Q6kpX7Jp

Pero conociendo el bajo número de Terapeutas ocupacionales que trabajan en hospital, y menos con ingresados, y menos aún con pacientes en UCI, seguramente nuestro papel en esta Pandemia, en España, va a ser poco visible. Por lo que seguramente nuestra reflexión debe ser comunitaria, o indivi-comunitaria.

Vamos a partir de las recomendaciones que tenemos actualmente, que a mi criterio son poco restrictivas, pero son las que son.

Lo primero es un problema de Justicia Ocupacional, nos encontramos que ha habido casos en el congreso (y todos para casa), que una liga de cualquier deporte cierra hasta nueva orden, es decir dejan de trabajar, y sin embargo los trabajadores comunes, deben ir en metro, o no pueden dejar de trabajar debido a las diferencias entre ambos.

El teletrabajo es a día de hoy una gran ventaja ocupacional, ¿por qué? Pues claramente, por qué si una empresa puede sostenerse gracias al teletrabajo no está en riesgo de cierre.

Mi pensamiento para todos aquellos autónomos, que dependen de un trabajo presencial y que tienen cerrada la opción de ingresar si no es presencialmente.

Resumiendo, existen dos perfiles en clara desventaja de exposición:

  • Trabajadores que tienen que estar presencialmente
  • Trabajadores que tienen que ir en transporte público

Las medidas de los gobiernos nacionales y autonómicos, no impiden estas dos circunstancias, pero cómo es lógico generan a estos perfiles cierta incertidumbre.

Sacamos a las personas con el rol de estudiante, pues sí que se ha limitado su exposición por el desempeño de su rol, pero les meto en otro grupo.

Sujetos desplazados de su ROL

Los estudiantes, y los jubilados que deben cuidar aún más horas a sus familiares.

Estás personas ven modificado sus roles, y muchas veces se encuentran con un desequilibrio ocupacional, y lo peor de todo, que sus hábitos les llevan a situaciones de riesgo.

Son hábitos habituales cuando son desplazados de sus roles, ¿qué hacen los abuelos cuando les dejan a sus nietos? ¿qué hacen los estudiantes en sus épocas de descanso? Pues hábitos de riesgo, quedar en los parques infantiles, tomar algo en una terraza…

Y sólo algunas instituciones están tomando medidas…

Cerrar parques no tiene mucha importancia, pues “sólo” modifica hábitos, pero el cierre de bares… Es cierre de empresas, es que varias familias dejen de ingresar dinero, o se vayan al paro.

Entiendo que hay que poner en la balanza estos dos aspectos, riesgo versus impacto económico. Si no existe cobertura social y beneficios fiscales de impacto real, existirá injusticia ocupacional.

¿Cómo podemos ayudar los terapeutas ocupacionales? Pues desde la educación para la salud, la propuesta de cambio de hábitos y la exploración de nuevas alternativas. Seguramente es un buen momento para que se exploren actividades de tipo artístico, la lectura, ver aquellas películas que tenías ganas, pero no tenías tiempo.

El ocio en casa, en familia, los juegos de mesa. El uso de internet, la formación on line, en caso de que sea posible…

Es importante evitar riesgos, ir a sitios con mucha aglomeración, pero el impacto en aquellos trabajadores de un cine, o del parque de atracciones puede ser muy alto.

Hay que ver cuando las autoridades toman estás determinaciones, el cierre de todos los centros de trabajo, salvo los dependientes de su sostenibilidad por teletrabajo, pero seguramente si no adoptan esa medida es por las consecuencias que tienen.

¿Protegen laboralmente las autoridades al no cerrar los centros de trabajo?

¿Desprotegen estas mismas autoridades por no cerrar el transporte público?

¿Y nuestro papel? Educar al individuo y a la comunidad, para que se protejan de la exposición, con mucho cuidado de que no se genere una injusticia ocupacional, de largo plazo, si cómo dicen los expertos esto se va a controlar entre 2 y 5 meses.

Poca ciencia en este post, y mucha opinión, con la que por supuesto podéis no estar de acuerdo…

Ánimo y salud

¿Te gusta este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter
Share on linkedin
Share on Linkdin
Share on whatsapp
WhatsApp

Deja un comentario