Terapia de movimiento inducido por restricción

La terapia de movimiento inducido por restricción es un tipo de rehabilitación motriz de la extremidad superior muy utilizada después de un daño cerebral adquirido

Esta terapia se basa en dos aspectos fundamentales (Taub, Uswatte, & Pidikiti, 1999): la restricción del movimiento en el lado sano y el uso forzado del lado afecto.

Restricción del movimiento del brazo sano. Se realiza con un cabestrillo o manopla especial durante el 90% del día y por un período de 14 días consecutivos.

El uso del brazo sano del paciente estará restringido (inmovilizado) durante el 90% del tiempo que una persona este despierta. Durante los periodos de sueño el brazo quedará liberado, así como aproximadamente una hora a lo largo del día, que se corresponde al 10% restante.

Uso forzado del lado afecto. Además de la inmovilización del brazo sano para contrarrestar la no-utilización del brazo afecto, el tratamiento incluye la repetición de ejercicios activos y supervisados con el brazo durante seis horas.

El tipo de actividad que se realiza tiene dos enfoques principalmente, por un lado la realización de actividades de la vida diaria durante varias horas de uso forzado del brazo afecto, y además, el paciente también realizará actividades con carácter repetitivo para trabajar la motricidad a través del moldeado (Taub & Wolf, 1997). Se programa una terapia intensiva para el brazo afecto. Esta dura 6 horas al día durante 10 de los 14 días que dura la restricción.

 

Los resultados en el protocolo original fueron muy buenos desde un principio y ya en el protocolo original el grupo experimental aumentaba sus puntuaciones de manera significativa tanto en cantidad, como en calidad del movimiento, así como la función motora.

Otros meta-análisis posteriores confirmaban esa mejoría en la capacidad motora del brazo (Lannin, Thorpe, & Armstrong, 2005), y demás, observaban que la mejoría funcional era de tal calibre, que tenía un impacto en las actividades de la vida diaria, y que este beneficio se prolongaba a largo plazo (Hakkennes & Keating, 2005).

Author: Miguel Gómez

Terapeuta ocupacional, licenciado en antropología social, máster universitario en investigación y docencia universitaria, máster en Prevención de Riesgos Laborales, especialista en Ergonomía y Seguridad, y Doctor en ciencias de la Salud y Psicología por la Universidad Católica de Valencia. En la actualidad su labor docente e investigadora la desempeña en la Facultad de Ciencias de la Salud del Centro Superior de Estudios Universitarios La Salle. Investigador Principal en el Grupo de investigación en terapia ocupacional en el Centro Superior de Estudios Universitarios La Salle

Share This Post On

Trackbacks/Pingbacks

  1. Inmovilización y consecuencias cerebrales EEG - […] utilizarse de manera “terapéutica”, por ejemplo en una fractura para inmovilizar, o en la terapia de movimiento inducido por…

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest