Ocupación, terapia ocupacional y salud

A raíz del último post han surgido una serie de comentarios,  sobre los cuales deberíamos reflexionar. Muchas voces dicen que el terapeuta ocupacional no ocupa. ¿Podemos tomarnos estas aseveraciones como dogma?
Comentaba yo en otro post que una de las acepciones etimológica de ocupación iba en ese sentido, y que esto podría llevar a confusión a la gente que no es profesional e incluso a algunos profesionales.  Isabel Breaudry comenta en su web que la mala elección en la traducción de “occupational therapy”, que debiera haber sido algo así como “terapia a través de actividades” hubiera eliminado esta confusión.  Yo personalmente creo que no.

Nosotros ocupamos a la gente, al proponerles actividades y al proponerles un rol que alcanzar, pero evidentemente no lo hacemos de cualquier manera.

Pero me merece la pena pararme hablar sobre la mera ocupación y su influencia en la salud. No querría que fuera un post científicos, de esos farragosos donde la enumeración de fuentes hiciera insufrible el mismo, pero existen múltiples estudios donde se demuestra que no tener ocupación es malo para la salud,  entendida como bienestar biopsicosocial, así como hay muchos estudios  que demuestran que la ocupación excesiva no es buena, siendo superlativo en el área del trabajo donde acabamos desarrollando las enfermedades profesionales.
Por lo tanto, si ambos polos son perjudiciales para la salud (y para la calidad de vida, etc, etc…) ¿la terapia ocupacional no debería preocuparse de ocupar bien a la gente?

Podríamos hablar en aquellos problemas donde generar una estructura ocupacional es parte del tratamiento que proponemos, como en las adicciones, pero creo que sería repetirse. El terapeuta ocupacional debe plantearse cuál es el nivel de ocupación de los sujetos, y si esto interfiere en su salud. Y aquí podríamos continuar hablando sobre macro ocupación y micro ocupación. Para mí el ejemplo más claro es el que ha generado debate,  ocupar a los usuarios de residencias de ancianos, nada hay más triste que entrar a una residencia y ver un salón lleno de abuelos que no hacen nada, por no hacer no hablan ni con la persona que tienen al lado, después de tener TO la cosa cambia incluso en esas sesiones horribles grupales que a ninguno nos gustan, ha habido un cambio, durante el momento de la terapia y después, y seguramente si planteáramos un estudio sobre calidad de vida, nuestros ancianos nos dirían que ha mejorado.
La otra pregunta seria, ¿estas sesiones de ocupación deben ser dirigidas por terapeutas? No,  pueden serlo, claro está, y hay que tener claro que puede ser algo prioritario para los recursos, pero no debería ser el mayor porcentaje de trabajo del trabajo de un TO, y si el recurso es grande, ni tan siquiera tendría que ser dirigidas por el terapeuta de turno.
El espíritu del blog es compartir, a veces artículos científicos,  a veces información sobre las redes pero siempre tiene un carácter de opinión ¿Entramos a debatir?

Author: Miguel Gómez

Terapeuta ocupacional, licenciado en antropología social, máster universitario en investigación y docencia universitaria, máster en Prevención de Riesgos Laborales, especialista en Ergonomía y Seguridad, y Doctor en ciencias de la Salud y Psicología por la Universidad Católica de Valencia. En la actualidad su labor docente e investigadora la desempeña en la Facultad de Ciencias de la Salud del Centro Superior de Estudios Universitarios La Salle. Investigador Principal en el Grupo de investigación en terapia ocupacional en el Centro Superior de Estudios Universitarios La Salle

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest