Inmovilización y consecuencias cerebrales EEG

Existen varias situaciones donde la inmovilización del paciente puede utilizarse de manera “terapéutica”, por ejemplo en una fractura para inmovilizar, o en la terapia de movimiento inducido por restricción como una de las partes del tratamiento. Pero ¿Qué ocurre en el cerebro consecuencia de esta inmovilización? ¿Y si se mide con electroencefalografía (EEG)?

Pues en un estudio muy interesante podemos ver qué es lo que pasa en las áreas motoras, más concretamente con las ondas beta.

El objetivo de este estudio fue analizar los cambios en el poder absoluto de la banda beta en las áreas corticales, antes y después de una condición de inmovilización de la mano durante 48 horas. Realizado con 15 voluntarios sanos, entre 20 y 30 años, fueron sometidos a evaluación EEG antes y después de la inmovilización, mientras realiza una tarea motora desencadenada por un estímulo visual.
El procedimiento es interesante, en una habitación con aislamiento acústico y eléctrico
con las luces atenuadas se adquiere la señal de electroencefalografía (EEG).
Los sujetos estaban sentados en una silla con reposabrazos para minimizar el artefacto muscular durante la adquisición de la señal de EEG y se les pedía una tarea, flexión y extensión del dedo índice durante dos minutos. Se utilizaba un acelerómetro, en el dedo índice, conectado a la EEG, y se analiza todo, durante 6 bloques de 15 ensayos donde se daba la tarea por ejecutada con un biofeedback basado en la visualización de una bola amarilla.

Con el fin de evitar la fatiga, se dio un intervalo de 3 minutos entre cada bloque
Después de completar la tarea, el monitor se apagó y los sujetos fueron sometido de nuevo al EEG durante 2 minutos (en reposo). Después de la EEG, se aplicó un molde de yeso sobre los sujetos y se mantiene durante 48 horas. Después de este período, los sujetos regresaron al laboratorio para retirar el yeso. Cinco Minutos después de la extracción, fueron sometidos al mismo procedimiento de la misma tarea.

El análisis estadístico reveló que la inmovilización de la mano causó cambios en las áreas corticales, incluso durante 48 horas, es suficiente para provocar cambios corticales que afectan la planificación del movimiento.

Las consecuencias no están claras con respecto a técnicas como las de Taub, pues puede existir alguna situación ventajosa o desventajosa en función de cómo se usa esa inmovilización. Tampoco tenemos claro cómo pueden afectar estas inmovilizaciones parciales, pero lo más interesante sería ver que se puede hacer con aquellos sujetos que están mucho tiempo inmovilizados, y ver como puede impactar en la neuroplasticidad.

Author: Miguel Gómez

Terapeuta ocupacional, licenciado en antropología social, máster universitario en investigación y docencia universitaria, máster en Prevención de Riesgos Laborales, especialista en Ergonomía y Seguridad, y Doctor en ciencias de la Salud y Psicología por la Universidad Católica de Valencia. En la actualidad su labor docente e investigadora la desempeña en la Facultad de Ciencias de la Salud del Centro Superior de Estudios Universitarios La Salle. Investigador Principal en el Grupo de investigación en terapia ocupacional en el Centro Superior de Estudios Universitarios La Salle

Share This Post On

1 Comment

  1. Muy interesante el artículo, y en linea de lo que se viene diciendo sobre este tema en los últimos tiempos, aún así se siguen viendo férulas, vendas, escayolas, etc puestas durante demasiado tiempo y sin revisiones (incluso en malas posturas). ¿Cuando se cambiará esto? :/

    Post a Reply

Trackbacks/Pingbacks

  1. Bitacoras.com - Información Bitacoras.com Valora en Bitacoras.com: Existen varias situaciones donde la inmovilización del paciente puede utilizarse de manera “terapéutica”, por…

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest