¿Existe la ciencia de la ocupación?

¿Existe la ciencia de la ocupación? Desde mi más humilde opinión sólo hay una respuesta,  no.
Las madres/padres de la profesión, no hicieron a la terapia ocupacional pensando en una ciencia mayor. Y las/los creadores de la ciencia de la ocupación no consiguieron que llegara esa ciencia prometida que llenaría de cuerpo de conocimiento a la TO. Como comentaba Sergio Rivas en un post comentario, o en alguna conversación, la propia Clark reconoce que desarrollan la ciencia de la ocupación como un requisito académico,  para poder desarrollar la carrera, máster y doctorado sobre ocupación de la Universidad del Sur de California (cualquier gestor Universitario hubiera actuado igual en España para que nos dieran una área de conocimiento).
Partiendo de la base de que actualmente no hay ciencia de la ocupación,  y que eso no impide que se haga investigación en terapia ocupacional, por lo que el problema formal que pudiera hacer necesario esta ciencia está superado, deberíamos hacernos otra pregunta. ¿Podría existir una ciencia de la ocupación?

Aquí podría caer en el riesgo de ser tachado como idealista,  sin que eso me supusiera  un problema, pero intento no serlo.

Aquí me tocaría luchar contra el cierre categorial antes de poder contestar esta pregunta. Pero antes debería explicar que es el cierre categorial,  y sin ser un estudioso de ese tema, intentare explicar porqué la teoría del cierre categorial supone un problema para la ciencia de la ocupación.  Esta teoría dice que para que una ciencia sea ciencia debe poder explicar los fenómenos (no los llama así pero para entendernos) de manera que no puedan ser explicados de manera consustancial por otras ciencias. Es decir, la suma 1+2=3 solo se explica por las matemáticas.  No por la química,  ni por la astrología.  Por la ciencia de las matemáticas.  La conducta humana, a la hora de poder explicar una discusión (en este momento voy en el metro y he tenido que mediar en una discusión entre dos jóvenes arrogantes y una mujer madura impertinente,  y no podía pensar en otro ejemplo) a la hora de explicar una discusión podríamos hablar de los aprendizajes previos que provocaron el inicio del conflicto (psicología) o aquellos neurotransmisores que desencadenaron la situación (química) o quizás las estructuras cerebrales implicadas en la respuesta (neurología). ¿Ocurre igual con todas las conductas humanas?

AQUI ESTA LA CLAVE. Humildemente creo que no, existe una entidad diferencial, que no sólo es humana, la ocupación y que tiene aspectos que pueden ser explicados como el ejemplo anterior (discusión) y un aspecto que no. Y que debería ser objeto de la ciencia de la ocupación.

Antes deberíamos llegar a un acuerdo sobre que es ocupación pero eso es para un libro, no para un post. Sólo decir que la ocupación más intervenida en terapia ocupacional, el auto cuidado,  es algo propio de los animales y los humanos. Sin querer extenderme en las implicaciones que este detalle tendría,  paso a explicar en qué punto no hay ciencia que explique la ocupación.

El ojo experto de la terapeuta ocupacional puede pedir a un sujeto que realice una AVD y esta podría explicarse como todos los procesos que hay detrás,  pero cuando el sujeto termina la actividad, una TO y lo que es más importante,  un No TO podrían decir si el sujeto desarrollo la AVD de manera normal. No quiero decir efectiva (pues hay sujetos que pueden compensar, ser efectivos, pero no realizarlo de manera normal) quiero decir si se realmente el sujeto pudo hacer la actividad como la mayoría. Eso no significa que detrás no haya aprendizajes, química o estructuras, y en patología estas pueden explicar las diferencias, si no hay tal estructura o la química del cerebro no funciona bien puede explicar los fallos, pero explicaría como tanto un ojo entrenado como uno no tanto pueden determinar sin demasiadas diferencias cuando un sujeto no realiza una AVD correctamente,  o no la realiza de manera normal. Y esto tiene puntos de encuentro con la TO y otros que en absoluto lo son.

Seguiré desarrollando la idea en el siguiente post, pues por este creo que va bien cargado de información.  Espero vuestros comentarios y vuestras reflexiones y ya me adelanto. Las implicaciones de estos comentarios son que no serían los mismos tipos de investigación en ciencias de la ocupación que en terapia ocupacional y que la terapia ocupacional no debería nutrirse sólo de la ciencia de la ocupación.  Ahí dejo eso.

Author: Miguel Gómez

Terapeuta ocupacional, licenciado en antropología social, máster universitario en investigación y docencia universitaria, máster en Prevención de Riesgos Laborales, especialista en Ergonomía y Seguridad, y Doctor en ciencias de la Salud y Psicología por la Universidad Católica de Valencia. En la actualidad su labor docente e investigadora la desempeña en la Facultad de Ciencias de la Salud del Centro Superior de Estudios Universitarios La Salle. Investigador Principal en el Grupo de investigación en terapia ocupacional en el Centro Superior de Estudios Universitarios La Salle

Share This Post On

2 Comments

  1. ¡¡Hola
    de nuevo!! Aunque me gusta mucho filosofar, te confieso que me he perdido un
    poco en el penúltimo párrafo…. de otra cosa ni idea, pero de ciencia de la
    ocupación, ¡menos todavía! El caso es, ¿no podría ocurrir con la ciencia de la ocupación y la terapia ocupacional algo semejante a lo que pasa con otras
    ciencias, que tienen una vertiente básica y otra aplicada?

    Post a Reply
  2. Hola Miguel y Gretel, a mi juicio la Ciencia de la Ocupación no ha conseguido, por lo menos de momento encontrar un campo propio, que es una de las claves necesarias para adquirir esta categoría, a según laTeoría del Cierre Categorial de Gustavo Bueno. Cuando hablamos de que un posible campo de la Ciencia de la Ocupación es la ocupación, no estamos sino sustantivizando “ocupación”, y el mayor problema no es sólo el semántico, es decir qué queremos decir con “ocupación”, sino el hecho de estar dando carácter de sustancia a algo que quizás no lo tiene.

    Yo entiendo que la teoría del cierre categorial dice que la biología no trata de ” la vida”, una sustantivización de un concepto que no se tiene claro qué significa, sino de las moléculas de ADN, de ATP, de las células procariotas, etc. De la misma forma deberíamos encontrar los términos que compongan el campo de la Ciencia de la Ocupación, y que no se encuentran presentes en otros campos, por ejemplo de la antropología, del conductismo, etc. desde mi punto de vista, puesto que que el concepto de ocupación está muy próximo (y creo en esto coincidiremos muchos) al de conducta, es primordial una diferenciación de éste, si es posible, antes de acometer el siguiente paso.

    Como el mismo Gustavo Bueno señala, “ciencia” tiene muchas acepciones y una de ellas es por ejemplo, la de la ciencia del zapatero, en el sentido de “un conocimiento, una habilidad, aquello por lo que a alguien se le puede considerar un profesional”. A mi juicio, según está la Ciencia de la Ocupación, ésta es la única acepción posible. Es evidente que esta no es la que pretenden aquellos que han fundado la ciencia de la ocupación, ya que lo han hecho en un ámbito académico, y es que a pesar de que sea o no posible, es obvio que en la Universidad del Sur de California se dictan cursos de algo llamado “Ciencia de la Ocupación”, por lo tanto sea, será ciencia en su sentido fuerte o no, lo que sea es innegable es que existe.

    Gretel, la diferenciación, que además es la que la misma Clark señala, entre Terapia Ocupacional siendo la práctica y CIencia de la Ocupación siendo la teoría, es a mi juicio muy insuficiente. Porque el hecho de que algo sea una teoría, no lo convierte ni mucho menos en ciencia. Así por ejemplo, yo puedo desarrollar una teoría por la cual existe vida en en el planeta Saturno, y además que sus habitantes son seguidores del Real Madrid, y estar basada en suposiciones falsas, o no estar correctamente construída y no por ello deja de ser una teoría. De hecho, la terapia ocupacional produce continuamente teorías sobre qué ocurrirá a la paciente A si le damos el tratamiento B. Adamás, para hacer teoría no se necesita a la Ciencia de la Ocupación, se puede investigar en técnicas ocupacionales desde lel corpus teórico de la Terapia Ocupacional (sea o no científico).

    Tras mi limitada experiencia investigando sobre la Terapia Ocupacional desde la teoría de cierre categorial, de momento he llegado a dos conclusiones provisionales:

    1. Que la terapia ocupacional es una tecnología, y que a pesar de que parece que de las técnicas surgen las ciencias, no estoy seguro que de las tecnologías puedan surgir ciencias, sino que más bien las tecnologías son las ciencias en su cara práctica.

    2. Que los que han de justificar la existencia y mostrar el campo de la ciencia de la ocupación son aquellos que dicen haberla creado o construido, la carga de la prueba debería estar en ellos.

    Por esto, a mi juicio, si existe la posibilidad de una Ciencia de la Ocupación más allá que como ciencia del zapatero, ésta habrça de demostrar un campo de términos a partir de los cuales la terapia ocupacional sea su praxis, su aplicación (de acierdo a su propia definición, además), pero que no hayan ya sido abarcados por otras ciencias como antropología, psicología, etc.

    Para màs información, y mejor explicado de lo que yo pueda hacer jamás, remitíos a la página web de la fundación Gustavo Bueno: http://symploke.trujaman.org/index.php?title=Teor%EDa_del_cierre_categorial

    En cualquier caso, encantado de discutir con vosotros, y del hecho de que alguien por f;in comience a señalar el “elefante en la habitación de la Terapia Ocupacional”

    Sergio

    Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest