Carrera Investigadora en terapia ocupacional

En mi ámbito es frecuente hablar de investigación,  es menos frecuente investigar en terapia ocupacional. La pregunta que deberíamos hacernos es ¿por qué?

Pues porque investigar la gente lo ve como un complemento a su profesión,  pero un complemento difícil y que si no se tiene tampoco pasa nada. Total, llevamos muchos años de historia con poca investigación. La cuestión es que la realidad pone sobre la mesa una serie de posibilidades que no explotamos.

Carrera investigadora para el terapeuta docente. Nuestra presencia en la Universidad,  aunque todavía es insuficiente,  se hace notar y mucho han tomado ese camino.  En el mundo universitario es una exigencia, por eso se realiza el doctorado, casi como un trámite obligatorio. Pero la cosa no queda ahí,  luego hay que acreditarse (lo cual suele asegurar tu puesto de trabajo), pero se hace fundamentalmente por las publicaciones que tengas, hay otros parámetros,  como la experiencia docente, formación… pero la mitad del baremo depende de las publicaciones de impacto, por lo que si no publicas no te acreditas. Y el último paso en la Universidad son los sexenios de investigación.  Resumidamente y con muchos matices, que no voy a tratar, se trata de que evalúen las cinco mejores publicaciones de los últimos seis años, y sólo importa el factor de impacto de las revistas. Cada seis años se puede acreditar un sexenio que en muchas Universidades están reconocidos económicamente.

¿Pero y en la clínica? Existe la figura del investigador. Es una categoría A (nosotros somos B o A2 dependiendo de lo actualizado del convenio que se tenga). Normalmente no se nos contempla para investigar,  pero si acabamos en una unidad de investigación deberían contratarnos de esta manera (que esta mejor remunerada).

En el resto de casos, la investigación es una obligación. Si lo es. Por la ley de ordenación de profesiones sanitarias, del 2003. Tenemos esa obligación.  Ahí queda que cada uno cumpla la ley (o le dejen cumplirla).

Para la gran mayoría es una cuestión de prestigio, de avance profesional,  de inquietud o de cualquier otro motivo. Lo que está claro es que es un punto a favor a la hora de buscar o cambiar de trabajo (los empresarios ven con muy buenos ojos que el nombre de su centro aparezca en las revistas) o para que aparezca nuevas oportunidades.  En mi caso, investigar siempre fue algo que me ayudo, lo primero para aprender, para tener un pensamiento crítico,  para entrar en el mundo universitario o para cambiar de trabajo, todo han sido ventajas.

¿Alguien se anima a sumar la carrera investigadora a su carrera profesional?

Author: Miguel Gómez

Terapeuta ocupacional, licenciado en antropología social, máster universitario en investigación y docencia universitaria, máster en Prevención de Riesgos Laborales, especialista en Ergonomía y Seguridad, y Doctor en ciencias de la Salud y Psicología por la Universidad Católica de Valencia. En la actualidad su labor docente e investigadora la desempeña en la Facultad de Ciencias de la Salud del Centro Superior de Estudios Universitarios La Salle. Investigador Principal en el Grupo de investigación en terapia ocupacional en el Centro Superior de Estudios Universitarios La Salle

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest